¿Cuál es tu concepto de amor? ¿Qué es el amor para ti? ¿Qué implica? ¿Qué no es amor?

La forma en la que comprendemos al mundo determina en gran medida nuestras acciones, aquello que creemos se convierte en nuestra realidad. El concepto de amor no es una excepción. Y este concepto ha sido tremendamente manipulado por los medios de comunicación y la sociedad en general, haciéndonos creer en espejismos. Y nosotros los aceptamos.

Lo aceptamos como cualquier otro producto, aceptamos que el amor es algo espontáneo, que llega casi casi por accidente, aceptamos que nuestro «objeto» de amor debe cumplir ciertas características comúnmente deseables, aceptamos que el otro nos traerá mucha felicidad, que nos alejará de nuestra soledad, que va a reparar las partes rotas dentro de mi…

No hay nada más contrario al amor que esto, pues implica una tremenda exigencia a la otra parte, implica exigirle mi felicidad, implica aceptar mi propia imposibilidad de ser una persona completa por mis propios medios, de cubrir mis carencias con el otro, etc.

¿Cuántas veces nos detenemos a pensar en lo que estoy dispuesto a dar en una relación? ¿Cuántas veces nos hemos detenido a pensar en lo abiertos que estamos para aprender del otro, de mejorar en el camino, de trabajar arduamente en mi mismo?

[callout]¿Cuántas veces nos detenemos a pensar en lo que estoy dispuesto a dar en una relación? [/callout]

Le dejamos el trabajo a la otra persona, si no soy feliz entonces es porque el otro tiene la culpa, si no estoy satisfecho es por que el otro no actuó como yo esperaba.

Entonces un amor enriquecedor está reservado a los que saben con seguridad lo que quieren para ellos mismos como individuos y también lo que pretenden construir en una relación. Esos deseos deberían estar basados en valores fundamentales como el respeto, la confianza y la honestidad.

Preferimos entonces esperar a la persona perfecta e ir desechando en el camino a aquellos que no cumplen mis exigencias personales. Esta manera es la más fácil. Pero también es la que nos lleva a más decepciones.

Así, el amor es algo que se construye, y se construye con alguien que se dirija al mismo lugar que yo, alguien cuyo deseo de tener una relación también esté basado en querer mejorar a mi lado, de mostrarme su visión del mundo y que esté abierto a asomarse a mi propia visión del mundo. Que tenga el ánimo de enseñarme algo y también que desee aprender algo de mi.

No somos en lo absoluto seres terminados, y de eso se trata aprender en el camino, al lado del otro, estar allí para apoyarnos, porque es un hecho que vamos a equivocarnos muchas veces, pero continuaremos creciendo, aceptándonos, entendiéndonos, pues el amor es principalmente eso, el descubrir a otro ser que es semejante a mi en algunos aspectos y al mismo tiempo, opuesto en otros.

Es ir tomados de la mano, lado a lado, con la mirada bien fija en el horizonte y caminando a paso firme, con la determinación de alguien que encara el futuro con todo su ser.

Deja un comentario